3 Quién, cómo y por cuánto se trabaja

En 2004, en el Estado español, la población que quiere y puede trabajar – la población activa – es de 19.300.0004 personas, y la tasa de actividad se sitúa en el 56%, una de las más bajas de la UE. La tasa de ocupación es del 50,1% y la tasa de paro del 10,5% de la población activa, siendo la más alta de la UE-15; dentro de la UE-25 sólo Polonia, Eslovaquia y Lituania presentan unas tasas de paro superiores a la española5

Año 2004
Población activa: 19.271.700
Población ocupada: 17.240.400
Parados: 2.031.300

El paro en el Estado sufre muchas diferencias regionales: mientras comunidades como Navarra y Aragón se encuentran prácticamente en pleno empleo, en Andalucía, el paro llega hasta el 18,6%. En Cataluña el paro oscila en torno al 6-7%. De estos parados sólo el 62,5% percibe el subsidio de paro.

No todos los trabajadores tienen el mismo tipo de empleo. Aunque la mayoría (entre el 60-70%) tienen empleos regulares y permanentes, otros muchos tienen empleos muy precarios (temporales, ocasionales, a tiempo parcial…)

En 2004 los trabajadores con contrato estable son sólo el 68,8%. El 31,2% trabajan con contratos temporales

Desde los años ochenta las empresas han ido exigiendo la “flexibilización de la mano de obra” y la legislación en el Estado ha ido dirigida a facilitar la existencia de contratos “más flexibles”, es decir de tipo temporal y en precario. En consecuencia los contratos en precario han aumentado mucho, provocando que la proporción de trabajadores que tienen contratos estables disminuya sustancialmente. La tasa de temporalidad de los contratos en el Estado está en torno al 30%, lo que sitúa al Estado español a la cabeza de la UE en lo que se refiere a empleo precario, con un porcentaje mucho mayor que el de la mayoría de los otros países de la UE, cuya media de contratos de duración determinada (temporales) es del 12,03%. Según un estudio global sobre las Perspectivas de Empleo de la OCDE, el Estado español es el país con más empleo precario de la OCDE.

Tercer trimestre del 2004
• 9 de cada 10 nuevos contratos laborales son temporales.
• Duración media de los nuevos contratos: 21 días.
• 1 de cada 7 contratos se hace a través de una ETT

Hay 2.800.000 personas que cotizan a la Seguridad Social como trabajadores autónomos. Entre ellos hay muchos que son asalariados a los que se les “anima” a convertirse en autónomos si quieren tener trabajo. Los trabajadores a tiempo parcial son 1.465.800, y buena parte de ellos querrían trabajar la jornada completa. Esta modalidad contractual se utiliza frecuentemente para flexibilizar el mercado de trabajo o, de modo fraudulento, para reducir las cotizaciones a la Seguridad Social. Además, el bajo nivel salarial de nuestro país supone que un trabajador a tiempo parcial difícilmente pueda obtener ingresos suficientes para mantenerse sólo con dicho empleo.

El 60% de los contratos a tiempo parcial se hacen a mujeres

Las estadísticas consideran empleada a cualquier persona que haya trabajado una hora la semana anterior a la realización de la encuesta de Población Activa (EPA), lo que quiere decir que hay muchas personas que trabajando muy poco, insuficiente para ganarse la vida, aparecen como empleadas. Por ejemplo, el número total de ocupados según la EPA es de 17.240.400 pero el equivalente si trabajaran a jornada completa es de 15.774.600. Es decir, el equivalente a 1.465.800 empleos (el 8,5%) son inferiores a una jornada. Un 24% de los 14.076.500 asalariados (no se incluyen ni los empresarios ni los trabajadores autónomos), 2.843.700 personas, trabajan en la Administración y servicios sociales. A tener en cuenta cuando se dice que hay que privatizar los servicios sociales.

Los trabajadores menores de 30 años concentran siete de cada 10 contratos temporales.

Algunas tasas de paro

Gráfico 2: Algunas tasas de paro

De los contratos en precario y a tiempo parcial, una mayor proporción son los de las mujeres, los jóvenes, personas sin cualificación e inmigrantes. No sólo estos grupos presentan tasas de paro mucho más altas que la media (mujeres el 14,4% frente al 7,9% de los hombres, pero con mayores diferencias según edades pues las de menos de 20 años tienen tasas superiores al 20%). Las mujeres cobran de media un 30% menos que sus compañeros (367 € menos al mes) y constituyen el 65% de las personas sin empleo durante más de dos años seguidos. Respecto a los jovenes, 70% de los trabajadores menores de 30 años tiene contrato eventual, frente al 12% de la UE. A comienzos de los años noventa se calculaba que dos tercios de los inmigrantes procedentes del Tercer Mundo trabajaban en la economía sumergida. “Para aclarar la relación de la sociedad española con la inmigración es necesario que España acepte luchar contra su propia economía informal”6

A los trabajadores con contrato de trabajo de cualquier tipo hay que añadir las personas que trabajan en la economía sumergida, es decir, trabajadores sin contrato, que no aparecen en las estadísticas. Por su propia naturaleza no se conoce su número y los pocos datos que existen presentan enormes discrepancias. Se estima que la economía sumergida puede suponer entre un 10 y 20% de la ocupación total en el Estado español. Son muy numerosos en el trabajo doméstico, en la agricultura, entre los inmigrantes… La situación de estos trabajadores es generalmente mucho peor que las de los trabajadores con contrato pues al estar fuera de la legislación no hay ningún control sobre ellos, ni sobre los salarios que se les pagan, ni sobre el periodo para el que trabajan, ni sobre sus condiciones de trabajo.

La inmigración es un fenómeno creciente que tiene un impacto relevante en el mercado laboral español. Según un estudio reciente el número de extranjeros legales creció a un ritmo del 3% anual entre 1967 y 1980, del 12% entre 1980 y 1996 y del 22% anual desde 1996 hasta 2002. Pero hay que tener en cuenta que hasta los noventa la inmigración era prácticamente inexistente en España. Las estadísticas sobre inmigración en España son inexactas y contradictorias y la estimación del número de residentes ilegales varia mucho según la fuente. Aún así, la comunidad extranjera residente en España es inferior que el resto de países de la UE (sólo Portugal y Grecia tienen menos inmigrantes).

Los trabajadores inmigrantes se ocupan mayoritariamente en 4 sectores: construcción, restauración, agricultura y servicio doméstico. Aquí nos estamos refiriendo a trabajadores registrados, mientras que en estos 4 sectores la ocupación ilegal es muy importante. No hay que olvidar que las condiciones laborales –contratos, salarios, jornadas- de los inmigrantes son peores que los de la población autóctona.

Salarios

Existen importantes diferencias salariales entre los trabajadores, dependiendo de su cualificación y de las condiciones de su empleo. En el mundo, y en particular en Estados Unidos, se tiende cada vez más hacia una composición de los trabajadores consistente en un número relativamente reducido de ellos con altas cualificaciones y altos salarios y, el grupo mayoritario al que se le requiere cada vez menos cualificación (aunque puedan tenerla) con salarios que disminuyen en términos relativos.

Está aumentando la desigualdad entre los propios trabajadores

El abanico salarial se ha abierto muchísimo, es decir, la diferencia entre los salarios más altos y más bajos ha aumentado mucho. Según el economista Krugman, en Estados Unidos en 1970, el máximo responsable de una empresa cobraba 40 veces el salario medio de un trabajador; en el año 2000 cobraba 1000 veces lo de aquel. En los últimos veinte años la renta en EE.UU. ha crecido el 30% pero para las familias de clase media su renta sólo ha subido un 10%. Probablemente habrá subido menos en los más pobres. La misma tendencia se puede observar en la UE.

Salarios brutos promedios anuales según sexo y según sector.

Gráfico 3: Salarios brutos promedios anuales según sexo y según sector.

En el Estado español el salario medio en 2002 fue de 19.802,45 € brutos al año (1.414,46 € al mes en 14 pagas), aunque hay grandes diferencias entre trabajadores. El salario medio de los hombres llegó a 22.196,16 € brutos al año, mientras que el de las mujeres fue de sólo 15.767,56 €. La actividad económica con mayor salario medio anual se encuentra en la intermediación financiera (bancos y cajas) donde alcanzó los 37.000 €, y el inferior la hostelería que no supero los 13.200. En 2003-2004 los ingresos anuales medios de cinco mil familias encuestadas era de 28.400 euros, 35,7% menos que las familias cuyo titular tiene su propio negocio.

El salario real no crecerá en 2004/2005

El salario medio bruto mensual en la manufactura en 2001 era de 1.807 €, al mes, algo por encima del salario medio. Los convenios hasta septiembre de 2004 han pactado una media de aumento del 2,9%, inferior al aumento del 3,4% pactado en 2003 e inferior también a la tasa de inflación. Lo que supone que el salario real no crece. A menudo la sustitución de un trabajador de 60 años se hace con un joven a mitad de salario.

Los trabajadores ‘legales’ que menos ganan por jornada completa son aquellos que cobran sólo el Salario Mínimo Interprofesional que es en 2004 de 490,8 € y se ha programado que sea de 513 € en 2005 (en torno al 36% del salario medio, incluso por debajo del porcentaje de Grecia y Portugal, cuando la UE recomienda que sea por lo menos el 60%)7 Pero, además, ahora hay que tener en cuenta que hay muchos trabajadores que no trabajan jornadas completas, por lo que tienen que sobrevivir con salarios inferiores a estas cantidades. La precariedad en la forma de contratación suele ir acompañada de precariedad salarial: los trabajadores con contrato de duración temporal tuvieron, en 2002, un salario medio inferior en un 40% al de los contratos indefinidos y el nivel de salario medio anual en la jornada a tiempo parcial fue inferior en más de un 50% al salario medio total.

Evolución del indice de costes salariales.

Gráfico 4: Evolución del indice de costes salariales.

Por el otro lado tenemos los altos salarios de los gestores de las grandes empresas que alcanzan cifras de escándalo: Algunos directivos de bancos y empresas perciban entre 2 y 6 millones de euros como retribución a su trabajo. Como ejemplo se puede tomar la retribución media de un consejero de un banco español que oscila entre 63 y 1.861 veces el salario minino. Asimismo, recojamos el caso del Banco Santander que indemnizo ‘por despido’ a dos de sus ejecutivos con 43,7 millones de euros uno en 2001 y 108 millones de euros el otro en 2002. No sabemos las recibidas por otros ejecutivos pero ¿estarán a niveles parecidos? Hay que considerar, también, que muchos ejecutivos reciben una parte de su remuneración en acciones de las empresas (stock options) u otros incentivos variables que se estima pueden estar situados entre el 30-50% de la remuneración total; lo que hace mucho más difícil conocer lo que cobran en realidad.

No se puede acusar a los salarios de la falta de competitividad de la economía española

Costes salariales promedio mensuales en España y la UE.

Gráfico 5: Costes salariales promedio mensuales en España y la UE.

Los costes salariales en el Estado español, como en todos los países ricos excepto en Japón, han ido disminuyendo, pasando de 100 en 1974 a 91,2 en 1985 y a 80,7 en 1995. En este último año los costes salariales en la UE estaban en torno a 88,6 y en EE.UU. en 97,6. Los costes laborales mensuales en 2001 se situaban en los 1.867,4 €, muy por debajo de la media de la UE-15 (3.139,13 €) e incluso de la UE-25 (2.753,9 €). En 2003 los costes laborales se han reducido en un 0,5%. A pesar de todo, se sigue acusando a los salarios de ser demasiado altos o ‘no competitivos’.

La jornada laboral media de este año es de 1.757,2 horas anuales, dos horas más que el año anterior. Aunque supone muy poco incremento, muestra una inquietante tendencia al aumento de la jornada laboral. Sólo la República Checa, Polonia, Grecia y Eslovaquia están por encima de esta cifra en cuanto a horas trabajadas. La UE tiene en estudio el aprobar una Directiva que autorice la ampliación de la jornada de trabajo “siempre que el trabajador esté de acuerdo”. ¿Puede el trabajador no estar de acuerdo cuando las cifras de paro son las que son?

No deben olvidarse los más de mil muertos en accidentes laborales en 2004, de los cuales el mayor porcentaje corresponde a trabajadores temporales o de empresas subcontratadas, y un número muy alto de otros accidentes aunque no supongan la muerte del trabajador.

Notas

4. Todas las cifras que utilizamos han de considerarse como aproximaciones y no como datos exactos, por ello damos muchas de ellas en números redondos no como datos exactos. Véase ‘Indicadores’ en el Glosario

5. El Banco de España se ha atrevido a incluir en su último estudio sobre el paro la idea de que ‘gracias’ al desempleo las tasas de divorcio no han sido superiores en el Estado español.

6. Sami Naïr, Cinco ideas falsas sobre la inmigración en España El País, jueves 16 de mayo de 2002

7. A primeros de enero esta teniendo lugar un intenso debate entre el Ministro Solbes y la CEOE por un lado, que no quieren que la clausula de revisión salarial se aplique al salario mínimo, y el Ministro de Trabajo y los sindicatos que la propugnan. Es de temer que la batalla la gane Solbes y la patronal, negando a los peor pagados la revisión salarial automática.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *